¡Así se sienta la tranquilidad!


Hoy, en medio de una reunión de trabajo, me entraron dos correos, uno de cada país, informándome que ya el pedido había llegado que podía pasar a buscarlo. Y ¿adivinen qué hice?

En la farmacia me contaron que lo sucedido no es recurrente, sino esporádico. Que la aduana “retiene” aleatoriamente, embarques de envíos. En esta oportunidad la excusa fue, como les comenté, que “la gente” estaba enviando aparatos electrónicos, incluyendo televisores y máquinas para “minar bitcoins”. La paciencia que hay que tener con la mediocridad que nos gobierna, tiende a infinito.

Así que hoy duermo mucho más tranquila que ayer y sigo haciendo mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.

Nuevamente, infinitas gracias a todos los que estuvieron pendientes y especialmente a los que tuvieron el gesto de hacer un esfuerzo especial, comprando una caja para que me llegara algo de medicamentos mientras “liberaban” el embarque: @jmaragall @irene.torres.hecker @carmenscotto (de dos de ellos les debo el cuento y la foto)

Gracias a ellos y a sus emisarios, tendré unos días adicionales de tranquilidad en esta tanda del tratamiento.

#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

15 días de tranquilidad

Como les comenté hace unas horas hoy, gracias a la maravillosa solidaridad de mi querida Irene Torres, egresada de la USB y quien fue una gran profesional en el IESA, ahora en Chile; con la mediación de Mina Solazzo, también egresada de la USB y una gran profesional en su Asociación de Egresados; y de Antonio, el viajero sin el que el Pradaxa no hubiera llegado; esta noche comienzan 15 días de tranquilidad, mientras espero que se “libere” la compra que tiene más de un mes en aduana.

Como ya saben, esos 15 días se extenderán cuando llegue a mis manos el Pradaxa que me envió el buen amigo de Colombia y el que saldrá, también de Chile, en los próximos días. Ya les contaré, con detalles y fotos, sobre esos dos maravillosos gestos de solidaridad.

Y hablando de fotos, aquí les dejo la evidencia:

Las emisarias Mina y Lira

La evidencia

La cara de Lira escuchando la conversa sobre la “retención” de medicamentos

¡Un millón de gracias Irene, Mina y Antonio!

Un millón de gracias a todos los que han estado pendientes. Ahora con más tranquilidad, podré construir la alternativa para garantizar que no me vuelva a faltar una dosis, una estrategia de reclamo que ayude a la “liberación” del envío y seguiré trabajando por el respeto y la garantía de los derechos humanos, en Venezuela o donde quiera que me encuentre y sean violados o no garantizados.

Obviamente, no puedo cerrar sin repetir mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.
.
#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Día -7

Ayer fue un día de buenas noticias tipo #LaSolidaridadCura. De acuerdo a las conversas de ayer, hoy tendré Padraxa en mis manos. Incluiré una foto con los datos en esta publicación, cuando eso suceda.

También sé que, hay otra persona que está por escribirme para entregarme algo que llegó el sábado a Venezuela. Y hay una tercera que ya tiene el Pradaxa en sus manos y que me lo hará llegar en los próximos días.

Así que hoy, puedo contar que tres amigos, de los regados por el mundo, han tenido la solidaridad de comprar Pradaxa y enviarla. Y también, que hay 2 desconocidos que, conociendo el riesgo de ser innecesaria y arbitrariamente fastidiados en Maiquetía, decidieron traerlo para que me pudiera llegar y tuvieron éxito.

Un millón de gracias de todo corazón y literalmente, mi corazón está más que agradecido por ello.

Sin embargo, hoy, 1 de mayo, aún no han “liberado” en aduana, el envío que compré el 23 de marzo y que lleva más de un mes “retenido”, sin justificación alguna.

Por ello, y aunque dentro de un par de horas estaré más tranquila, porque tendré en mis manos la primera dosis desde que se me acabó el Pradaxa, seguiré insistiendo con mi cuenta regresiva y mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.
.
#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Día – 5

Hoy, domingo, me dí el gusto de comerme un helado con gente querida: mi pediatra (sí, tengo una @lilavegascott), mi solidaria y particular kolotordoc (@anasananez) y mi heladera (@daisygimenez7) (estas cuentas son las de instagram)

Los helados, los mejores en @gelatomiove y la compañía insuperable.

Sin embargo, aún sigo esperando mi tratamiento, por eso la cuenta no se detiene. Así que aquí va, de nuevo, mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.

#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Día – 4


Hoy amanecí con una buena noticia, producto de la magia solidaria de un buen amigo, les contaré los detalles con foto, cuando se termine de concretar. #LaSolidaridadCura

Es un respiro, pero como les conté ayer, mi pedido aún sigue “retenido” y sin fecha de entrega.

Es por eso, que insisto con mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.

#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Día -3

números -3

Hoy es el día en el que el “quizás lo “liberen” en el transcurso de la semana“, se convierte en el “esperamos que se “libere” en el transcurso de la próxima“.

Un día de ejercicios de respiración para mantener la calma y la “buena vibra”, a pesar de no tener agua y de que el seguro no responda el teléfono y tenga las secciones con información relevante en su página, “en mantenimiento”.

#Venezuela es un país fallido, con gente muy querida y solidaria regada por el mundo. Una especie de cáncer que amenazó con hacer metástasis en Latinoamérica, con millones de células enfermas y millones sanas, luchando por restablecer la salud de los sistemas y construir un cambio. (Perdónenme la metáfora)

Como era de esperarse, aquí les dejo, de nuevo, mi declaración:
.
Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.
.
#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

Publicado en #DDHH, Cáncer, Derechos Humanos, FA, Fibrilación Auricular, Salud, Tratamiento, Venezuela | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Día -2

IMG_20180426_140535_420

Hoy voy a volver a comenzar esta publicación agradeciendo a los amigos y familiares que han expresado su solidaridad, en forma de indignación o preocupación, y ofreciendo  sugerencias y ayuda.

No voy a mencionar ninguna iniciativa de las que han comenzado a adelantarse, hasta que alguna termine de concretarse con éxito. Si una de ellas llega a buen término, serán pocos los días que pase sin tratamiento (El Xarelto fue desechado como opción). De todas formas, como de costumbre, y en cada caso, les contaré los detalles.

Sigo diciendo que aún hoy, no he recibido ni por correo, ni por teléfono la noticia que indique que el envío fue “liberado” de aduana y cuándo me será entregado, por lo que mi preocupación por perderlo y mi protesta, por no contar con el tratamiento que compré a tiempo, siguen en pie.

También sigue en pie mi empeño por construir una opción que me permita adquirir Pradaxa y traerla a Venezuela de forma permanente, segura y oportuna, al menos, hasta que la situación del país cambie y la Boehringer Ingelheim reinicie operaciones en Venezuela.

Por esa razón, reitero, mi declaración:

Tengo derecho a la salud, a cuidar de ella con el tratamiento indicado y sin estarme sometiendo innecesariamente a efectos secundarios. Pero también, tengo derecho a la tranquilidad de saber que, existiendo el tratamiento en el mundo y haciendo el esfuerzo por tenerlo a mano y a tiempo, no me va a faltar por el capricho y la irresponsabilidad de una casta gobernante que tiene la obligación desde el Estado, de garantizar el derecho a la salud y a la vida de todos los habitantes de #Venezuela, sin discriminación.

#VenezuelaQuiereVivir #DDHH #EnVenezuelaQueremosVivir #EmergenciaHumanitaria

 

 

Publicado en #DDHH, Derechos Humanos, FA, Fibrilación Auricular, Salud, Tratamiento, Venezuela | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario